versión normal-clic aquí

 La Hermandad y las Siete Ecclesias

 

Por un considerable tiempo hemos sentido la necesidad de presentar los hechos bíblicos relativos a los mensajes a las 7 ecclesias en el Apocalipsis. Interpretaciones erróneas se han empleado mal para justificar la retención de errores en la hermandad. Lo que va a continuación está basado en un discurso que fue dado el 5 de septiembre de 1984 sobre este tema.

 

El propósito de este estudio esta noche es presentar claramente la enseñanza e la Escritura, y extraer las muy importantes lecciones contenidas en ella para nosotros en estos últimos días. Es en verdad el mensaje del Señor Jesucristo sobre hermandad a las Siete Ecclesias. Esta enseñanza es para que todos la oigan y la obedezcan. “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las ecclesias”. Esto se repite después de cada mensaje, demostrando así la universalidad de estos principios para nuestra amonestación y obediencia. John Thomas, un querido hermano, siguió en los pasos de aquellos que antes de él presentaron la Verdad. Aunque no inspirado, él tuvo una identidad de fe con los profetas, apóstoles y Jesucristo.

 

“El Apocalipsis se dio con el propósito de que los siervos de la Deidad que están guardando sus vestiduras puedan discernir las señales de los tiempos que preceden al Apocalipsis de Cristo; y la verdadera naturaleza de de cosas existentes en sus varias generaciones. Ningún creyente, que entienda esta profecía podría ser seducido a entrar en hermandad con las instituciones clericales del mundo; porque él las vería en toda su deformidad nativa y pecado” (J. Thomas, Eureka).

 

Si hemos de ser contados entre aquellos “que están guardando sus vestiduras”, deberíamos, por lo tanto, poner cuidadosa atención a estos importantes mensajes a las 7 ecclesias, que forman una parte integral del Apocalipsis. Están en total armonía con la primera de las grandes promesas de Dios: la “enemistad” entre dos principios y dos “simientes”. Esto resulta en la victoria final de la “simiente” de la mujer (Jesucristo) por medio del sacrificio y la resurrección. Considere Génesis 3:15 – haga enlace con ‘promesas’. Este principio de separación entre la luz (verdad) y la oscuridad (pecado) se repite una y otra vez en toda la Escritura (compare 1 Juan 1).

 

Esto se aplica igualmente al Apocalipsis, el último mensaje del Señor a su pueblo hasta su regreso, lo cual es ya inminente. Vemos esto claramente en el cap. 14:4 – compare cap. 17:5. Los redimidos sólo estarán allí porque “no se contaminaron con mujeres”, es decir, las mujeres disolutas que se muestra que son la “iglesia” romana y su progenie espiritual – haga enlace con ‘desviación’ -página 1. La salvación depende totalmente del testimonio contra este idólatra sistema y la separación de él – haga enlace con ‘apocalipsis’ (inglés). Un cuidadoso examen mostrará que en los mensajes a las 7 ecclesias, el Señor establece el camino en que esta victoria sobre la apostasía puede y se debe ganar. Encontramos que estos mensajes están en total acuerdo con el principio de separación de la iniquidad que se halla en todo el Apocalipsis.

 

La mayoría de los que se llaman “cristadelfianos” estarían de acuerdo con la proposición señalada. Es una declaración general, y por lo tanto (excepto en algunos sectores), encuentra poca resistencia. Es fácil aceptar de labios afuera cualquier proposición que no implique sufrimiento personal. Sin embargo, cuando se trata de la aplicación de lo que conlleva total obediencia a las palabras del Señor, debemos apartarnos de la inmensa mayoría.

 

Algunos han sido lamentablemente engañados por la insistencia de Roma de que la apostasía predicha en el Apocalipsis no puede aplicarse a ella (ella afirma que la mayoría de las profecías se aplican a los años 66 d.C. hasta el año 73 d.C. o después de la venida de Cristo). Sin embargo, no puede haber excusa para ningún creyente que seas engañado por este obvio subterfugio (véase las palabras de John Thomas ya mostradas).

 

El tema está cubierto en detalle en ‘apocalipsis’ (inglés). Es evidente que sólo podemos testificar y contender contra la profetizada apostasía si somos capaces de identificarla. El propósito de Roma de desviar la atención lejos de ella se cumple cuando sus crédulos son embaucados para que obedezcan sus deseos mediante “el vino de su fornicación” (cap. 17:2). Si adoptamos individualmente estas mentiras será fatal para nuestro bienestar y salvación espirituales. Estemos alertas.

 

Este es el contexto de los mensajes a las 7 ecclesias. Al leer cada una, y considerar cuidadosamente las palabras del Señor Jesucristo, hagámonos la pregunta: ¿Estamos de parte del Señor? ¿Pertenecemos a “la simiente de la mujer” o a “la simiente de la serpiente?” No podemos tener “un pie en ambos bandos”. La herejía de que no deberíamos retirarnos del error no es nueva. Al igual que las falsas ideas sobre el sacrificio de Cristo, es agradable a la carne. 

 

Semejante razonamiento semejante a la mente de la serpiente ha sido rechazado una y otra vez en la historia de la Verdad. Pero en estos últimos días los apóstatas han llegado a ser la norma, y vivimos en tiempos en que el Señor apela sólo a las personas individuales y no a asambleas completas. “Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (cap. 3:20). Este terrible estado de cosas respalda el hecho de que los 7 mensajes contienen un tema compuesto además de amonestaciones individuales. Podemos ver por medio de mirar el mapa de las ecclesias que los mensajes siguen un patrón geográfico. Y la primera ecclesia mencionada tiene una sola falta anotada - la última tiene siete. Este deterioro llega a ser la base también para las aplicaciones del tiempo de estos mensajes que se exponen en otro lugar en este sitio – haga enlace con ‘mensajes’ (inglés).

 

Ahora es tiempo de examinar cada uno de los mensajes, para determinar los encomios y amonestaciones individuales y compuestas que se hallan ahí. Esta es información vital para aquellos que quieren ser parte de la “simiente” de la mujer.

 

para seguir leyendo ver

versión completa de escritorio

 

   mapa del sitio móvil

 

   índice

 

   hermandad